Loading...
Loading...

Un pícnic industrial con sabor a «Sí Quiero»

Home / Sesión de Inspiración / Un pícnic industrial con sabor a «Sí Quiero»

Imagina que él lo dispone todo para tener un encuentro íntimo, una celebración del amor más puro, la unión entre dos enamorados en la clandestinidad de un jardín secreto. Un lugar con un bucólico y florido columpio para pedirle que se
case con él, una merienda para dos, un delicioso rincón dulce y una mesa nupcial que espera paciente a que llegue la noche para celebrar con una velada que finalmente ella dijo Sí Quiero.

Te hemos descrito la escena que imaginamos cuando decidimos hacer esta sesión de inspiración para detalles de bodas. Buscábamos algo original, preparar un pícnic con un estilo más industrial que el típico campestre de mantel a cuadros. Porque creemos que la clave para ser original en la decoración de eventos está en reinventar conceptos.

Vamos a explicarte qué rincones decorativos preparamos para esta sesión titulada Un pícnic industrial con sabor a “sí quiero”, tal vez te sirva alguna de las ideas.

Empezamos por el rincón que más peso tiene que es el propio pícnic industrial. En él nos imaginamos a una pareja en una merienda romántica, tomando un aperitivo de quesos al que acompaña una ligera ensalada; para beber, infusiones, unas cervezas o una refrescante limonada que dispusimos en una camarera de los años 70 ¿no te encanta?. Tal vez lo más llamativo de este pícnic sean los bidones oxidados coronados con un espectacular centro de flores con tulipanes y rosas. Los elegimos porque, junto con la pared del fondo, nos permitía aportar el punto decadente que buscábamos para la escena.

Aunque pequeño y sencillo, el rincón dulce seguro que te parece el más irresistible ¿o nos equivocamos?. Dispusimos en un antiguo arcón de madera restaurado mini nacked cakes de chocolate con frutos del bosque, ensaimadas caseras, magdalenas de chocolate y la tarta principal. Decoramos esta delicia con flores y el topper de Bodas Catalinas que nos hizo Knots Made With Love.

Pero el postre de este Pícnic no estaba en esa mesa dulce, sino en un columpio cercano que anunciaba la mayor sorpresa para ella: Un anillo de compromiso junto a una nota donde ponía Dime que Sí.

Y el final de una historia así no podría ser otro: ella dijo sí. La tarde llegará a su fin y dará paso a una maravillosa velada a la luz de las velas, tal vez ellos quieran hacer partícipes de este momento a un par de seres queridos, o tal vez no. La elegante mesa que preparamos les dejaba contemplar esta posibilidad.
En ella predominan los mismos tonos empleados en el resto de la decoración: dorados, rojizos, los verdes de las hojas de laurel… y para este rincón además introdujimos los dorados en la cubertería, los candelabros y otros elementos decorativos que completan su estética.

Esta historia podría ser real, podría ser la tuya ¿te imaginas?

Ahora dinos ¿apostarías por una decoración con personalidad como esta para tu boda?

FOTOS: Ale Ochoa

Comentarios(3)

  • Tarde de hadas
    26 mayo, 2016, 12:44 pm  Responder

    Espectacular !!!!! Que decoración más bonita cada rincón cada detalle es único

    • 29 mayo, 2016, 3:36 pm

      Muchisimas graciass!! Nos alegramos mucho de que te fijes en los detalles y que guste tanto. Un abrazote!

    • 15 noviembre, 2016, 4:52 am

      If I coautnicmmed I could thank you enough for this, I’d be lying.

Deja un comentario