Loading...
Loading...

La boda de Cristina y Andrew. Una boda Spanglish.

Home / Bodas / La boda de Cristina y Andrew. Una boda Spanglish.

El lazo burdeos en el pelo de la novia, sus damas de honor, las flores, la papelería y un largo etcétera de detalles…todo está hilado a la perfección en la boda de Crisitina y Andrew. Una boda que viene a apoyar nuestra (más que objetiva) teoría de que no hay mejor broche para una historia de amor que una bonita boda catalina ¿es o no es?
No tienes que responder ahora, puedes quedarte hasta el final y deleitarte con el fantástico reportaje fotográfico de Noonu y comentarnos después si tenemos o no razón en nuestra teoría XD.

Cristina de Badajoz, y Andrew Británico; se conocieron en Inglaterra, donde se fraguó una historia de amor que a nosotras nos dejó fascinadas desde el principio. Viviendo fuera de España, sabían que era necesario dejar en manos de unas wedding planners las riendas de la organización integral de la boda y el control in situ de todos los detalles del evento. Y nosotras, encantadas con ello, claro. Además tenemos que confesar que hemos disfrutado de lo lindo con los preparativos de esta bonita boda.

Eligieron la finca Los Fresnos para casarse y lo hicieron mediante una ceremonia civil que nos pareció tan emotiva que hoy, meses después de la boda, nos sigue sacando alguna lagrimilla al ver el vídeo. Ubicamos el altar entre inmensos árboles y lo llenamos todo de plumones, hojas de roble, hortensias, alfombras… aunque hay que reconocer que lo mejor, los invitados, fue mérito de los novios. Cristina estuvo arropada en todo momento por unas ideales y perfectamente conjuntadas damas de honor, y Andrew, siguiendo la tradición angolsajona, también quiso tener muy cerca a sus “Ushers”.

Las peores pesadillas de Cristina no se cumplieron, llevaba meses soñando que en su camino hacia el altar no llevaba puesto el vestido de novia. Nada más lejos de la realidad, ese día lució radiante con un romántico y delicado diseño de Sophie et Voilà con espalada descubierta y capa de tul desmontable.

El cóctel se celebró en una plaza de toros que hay en la finca. En el centro del ruedo, como rincón de bienvenida, colocamos un tipi al que Ikebana le supo sacar todo el partido con sus sus flores, al igual que en el resto de rincones. También allí dispusimos un seating plan muy especial con un mapa con todos los monumentos de la ciudad de Bath (donde viven los novios). Lo mejor de todo es que el dibujo del mapa y de los monumentos que dieron nombre a las mesas fue obra de Andrew, que es un auténtico artista.

Las mesas, las diseñamos en la misma línea que el resto de la boda, con unos impresionantes centros florales de Ikebana y, como regalito para los invitados, con unos posavasos con el nombre de cada uno y el dibujo del monumento de Bath hecho por el novio (del toque chic del lazo nos encargamos nosotras ;-P). Nos parece un detalle ideal y súper original.

Y lo mejor de la barra libre, sin contar con los temazos que pincharon Álex y Jose de Sonarte, ni con los bailes del padre de la novia, fue esta irresistible pared llena de donuts de los que podemos dar fe que no quedó ni uno.

Ahora ya sí que nos puedes contestar a la pregunta, ¿es o no es una boda catalina como ésta el mejor broche a cualquier historia de amor?

Comentarios(2)

  • CrisTina
    13 marzo, 2018, 3:41 pm  Responder

    Gracias eternamente!

    • 17 marzo, 2018, 5:34 pm

      Gracias a ti Cristina por apostar por nosotras, por dejarnos hacer, por ser tan divina y porque no podemos estar más felices de haberte ayudado a hacer realidad este sueño. Un beso enorme.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR